viernes, 16 de marzo de 2012

Lo que más quiero eres tú

No, no soy perfecta. Me enfado con facilidad y me comporto como una niña cuando no obtengo lo que quiero. Y créeme, puedo llegar a ser insoportable. Soy muy sensible y lloro por cualquier tontería. Así que imagínate como me puedo poner si me rompen el corazón. Hoy no sé ni como sigo aquí. Todo me afecta. El mínimo gesto, la mínima palabra la malinterpreto y me hace daño. He dejado escapar a las personas que más quiero por culpa de mi orgullo. Eso es lo que más odio de mi. Mi orgullo. Soy incapaz de dar mi brazo a torcer, y te hará falta mucha paciencia para quererme. Sin embargo, podría pasarme horas y horas oyendo problemas ajenos sin aburrirme ni un solo minuto. Soy capaz de dar los mejores consejos y luego no aplicarlos en mi. No me cansaría jamás de alguien a quien amo. Ofrecería mi lealtad y compañía incondicional, y ni me plantearía fallarte.
Y, sobre todo, lucho por lo que quiero. Y yo lo que quiero es a ti. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con un te extraño es suficiente.